Artículos ciencia al día
logo contactenos2
EBOLA FOTO

16Ago2018

ENFERMEDAD POR EL VIRUS DEL ÉBOLA

República Democrática del Congo Brote epidémico

4 de agosto de 2018

El 28 de julio de 2018, la División Provincial de Salud de Nord-Kivu notificó al Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo (RDC) un conglomerado de presuntos casos de fiebre hemorrágica aguda. El 1 de agosto de 2018, el Instituto Nacional de Investigaciones Biomédicas de Kinshasa informó que cuatro de seis muestras de pacientes hospitalizados habían dado positivo en pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) automatizadas de GeneXpert. Estas pruebas presuntivas positivas llevaron a la intensificación inmediata de las actividades de respuesta por parte del Ministerio de Salud, la OMS y los asociados, y a la declaración del brote por el Ministro de Salud. Tras la detección y diligente investigación de un conglomerado de presuntos casos de fiebre hemorrágica vírica en una familia de la provincia de de Nord-Kivu entre mediados y finales de julio de 2018, el Ministerio de Salud alertó a la OMS rápidamente, de conformidad con el Reglamento Sanitario Internacional. Desde entonces, las autoridades sanitarias locales comprobaron que desde mayo de 2018 se habían producido casos esporádicos mortales en la comunidad (clasificados provisionalmente como casos probables), que todavía se están investigando para determinar si están relacionados con el brote actual. El Ministerio de Salud, la OMS y los asociados están trabajando para establecer el verdadero alcance de este brote. Hasta el 3 de agosto de 2018 se habían notificado 43 casos de enfermedad por el virus del Ebola (EVE): 13 confirmados y 30 probables, 33 de ellos mortales. Otros 33 casos sospechosos están pendientes de pruebas de laboratorio para confirmar o descartar la EVE. Tres trabajadores de la salud han sido afectados, uno de los cuales ha muerto. Los casos confirmados y probables están actualmente localizados en cinco zonas sanitarias de la provincia de Nord-Kivu (38 casos: 13 confirmados y 25 probables) y una de la provincia de Ituri (5 casos probables) (Figura). En otra zona sanitaria de la provincia de Ituri se están investigando otros casos sospechosos. En las zonas afectadas viven más de un millón de personas desplazadas; dichas zonas tienen frontera con Rwanda y Uganda, y los movimientos transfronterizos son frecuentes debido a las actividades comerciales. Se prevé que la prolongada crisis humanitaria y el deterioro de la situación de seguridad dificulten la respuesta a este brote. Otras pruebas de laboratorio realizadas por el Instituto Nacional de Investigaciones Biomédicas detectaron Ebolavirus mediante PCR convencional en tres de las seis muestras del lote inicial de la zona sanitaria de Mabalako. Estos resultados son muy sugestivos de que la causante de este brote sea la especie Ebola Zaire; sin embargo, para confirmar definitivamente la especie del virus es necesaria una secuenciación genética. La secuenciación del virus ayudará a fundamentar el uso potencial de vacunas y productos terapéuticos, y a establecer posibles vínculos con el brote reciente en la provincia de Équateur, ubicada en el extremo oeste del país, a unos 2500 km de la zona afectada por el brote actual. Por el momento no hay pruebas de que estos eventos estén relacionados. Como un compromiso de Estado, de salvaguardar la salud de la población, el Ministerio de Salud (MINSA) y la Caja de Seguro Social (CSS), con apoyo del sector privado, han logrado aplicar 1 millón 54 mil 453 dosis de vacunas contra la influenza en todo el territorio nacional. De igual manera, y cumpliendo con la cobertura de vacunas para proteger a la población, se aplican otras vacunas como neumococo conjugado para pacientes mayores de 60 años y con enfermedades crónicas; también la MR (Sarampión Rubeola), a todo el que la solicite, a los viajeros internacionales y en especial se recomienda a voluntarios y personas que albergarán peregrinos en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en el 2019. En la República de Panamá el sistema de vigilancia epidemiológica del MINSA permite monitorear la circulación de algunos virus respiratorios durante todo el año y de eventos relacionados a los mismos, tales como: el síndrome gripal y las Infecciones respiratorias agudas graves como la neumonía, bronconeumonía y bronquiolitis. La vacuna contra la influenza que tenemos en Panamá es tetravalente, es decir, protege contra los 4 tipos de virus más frecuente en la Región. Gracias a la vacunación masiva iniciada en el 2016, se ha reflejado una disminución significativa de los casos. En el 2017 hubo 21% menos casos de influenza que en el 2016; mientras que en lo que va del 2018 hay una disminución del 17% con respecto al mismo periodo del año pasado. El síndrome gripal/gripe o influenza se caracteriza por presentar signos y síntomas tales como: fiebre, tos, dolor de garganta y secreción nasal. En los niños puede causar otitis media, náuseas y vómitos. Tiene una duración de entre 3 a 7 días; sin embargo, las infecciones con el virus influenza también pueden complicarse y causar neumonía viral, empeorar afecciones crónicas, desencadenar neumonía bacteriana, sinusitis u otitis media. El MINSA recomienda a la población para prevenir y controlar las infecciones respiratorias y otras tomar las siguientes medidas: 1. Lavado frecuente de manos. 2. Práctica de etiqueta respiratoria: taparse la boca y nariz al estornudar o toser con un pañuelo desechable o el ángulo interno de antebrazo. 3. Acudir o llevar oportunamente a las instalaciones de salud al enfermo, en especial si se presentan síntomas o signos en niños como los siguientes: Aumento en la frecuencia respiratoria, se le hunden las costillas al respirar, presenta ruidos extraños al respirar o “le silba el pecho”, no quiere comer o beber y vomita todo, fiebre superior a 38.5 grados centígrados, decaimiento y somnolencia, ataques o convulsiones. 4. Distanciamiento social; es decir, quedarse en casa si se inician síntomas y signos de infección respiratoria aguda (fiebre, tos). 5. Vacunación contra el virus influenza a los grupos priorizado (embarazadas, menores de 5 años, mayores de 60 años, enfermos crónicos, trabajadores de salud, trabajadores de servicios esenciales, ente otros). 6. Investigación perifocal ante la confirmación de casos por infección respiratoria aguda grave o brotes debido a influenza para actualizar esquema de vacunación a los grupos priorizados. 7. Tratamiento con oseltamivir a los casos sospechosos hospitalizados por infección respiratoria aguda grave por virus influenza según protocolo. El MINSA hace el llamado reiterativo a aplicarse la vacuna contra la influenza; ya que están disponibles para aquellas personas que no se la han aplicado, la cual es gratuita en todas las instalaciones de salud del MINSA y la CSS en el país. Las vacunas salvan vida.